S. 1741. XXXIX. S. 1619. XXXIX. S. A. G. s/ restitución internacio-nal solicita restitución de la menor.

Suprema Corte:

I


La Sala Civil y Comercial del Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba, hizo lugar al recurso de apelación interpuesto por el padre de la menor y, en consecuen-cia, revocó el Auto Interlocutorio dictado por el Juzgado de Familia de 1° Nominación de la ciudad de Córdoba, y ordenó la restitución de la niña a la República del Paraguay, en los tér-minos de la rogatoria presentada en autos (v. fs. 389/398).
Para así decidir, señaló en primer término que el apelante reclama la restitución de su hija menor de edad, quién -aduce- fue sustraída por su madre de su lugar de residencia habitual denunciado en la ciudad de Asunción, República del Pa-raguay, para ser trasladada a la ciudad de Córdoba, República Argentina, donde habita con su progenitora y sus abuelos mater-nos.
En lo que aquí interesa, dijo que el pedido de res-titución articulado en autos, encuentra sustento legal en la Convención Interamericana sobre Restitución de Menores (Monte-video 1989), que fue ratificada en nuestro país por Ley 25.358 y se encuentra vigente a partir del 12 de diciembre de 2000, la cual nos vincula al país exhortante (Paraguay).
Expresó que respecto a la obligación genérica de restituir que impone el artículo 1° de dicho Tratado, su artí-culo 11°, inciso "b", contempla la excepción de cuando existie-re un riesgo grave de que la restitución del menor pudiere ex-ponerle a un peligro físico o psíquico, hipótesis invocada en la especie por la progenitora de la menor para desplazar la in-mediata aplicación de la Convención Interamericana.
Manifestó que, no obstante ello, la facultad del funcionario judicial para oponerse al reclamo restitutorio debe ser entendida como una hipótesis que para tornarse operativa requiere que el niño presente un grado de perturbación muy su-perior al impacto emocional que normalmente deriva en un menor ante la ruptura de la convivencia de sus padres; que comprende una situación extrema que excede los parámetros normales del trauma o padecimiento que eventualmente pueda ocasionar un cam-bio de lugar de residencia o de desarticulación de su grupo convivencial.
En función de tales postulados, y a la luz de los elementos obrantes en la causa, el juzgador estimó que no se verificaba en autos ningún supuesto excepcional de pudiera jus-tificar la negativa al pedido restitutorio.
Juzgó que los dictámenes de los médicos psiquiatras no aportaron datos certeros que permitieran colegir que, de llevarse a cabo la restitución, se expondría a la niña a un grave peligro físico o psíquico, y que tampoco resultaban rele-vantes los exámenes psicológicos efectuados a los padres, ya que el presente proceso no tiene por objeto dilucidar su apti-tud para ejercer la guarda o tenencia de la menor, materias que son competencia exclusiva del juez del lugar de residencia habitual de la niña.
Al recordar el criterio asumido por la señora Juez de Primera Instancia, estableció que la "estabilidad" del ámbi-to convivencial de la niña, era una circunstancia que no justi-ficaba fuera invocada en atención a satisfacer necesidades vi-tales de la menor, sino sólo un elemento de juicio no decisivo y que debía ceder frente a las reglas del Convenio. Ello ocurre -prosiguió- en supuestos como el de autos, donde la estabilidad conseguida es una consecuencia de la acción ilegítima de un progenitor que ha trasladado ilícitamente al niño a otro esta-do.
Sostuvo, más adelante, que no se ha logrado compro-bar en el caso, que el cumplimiento de la presente rogatoria pueda comprometer seriamente el bienestar psíquico o físico de la menor reclamada.
Aseveró que la rogatoria tampoco autoriza a aplicar la hipótesis prevista por el artículo 25 de la Convención, que faculta al magistrado interviniente a oponerse a la restitución "cuando sea manifiestamente violatoria de los principios funda-mentales del Estado requerido consagrados en instrumentos de carácter universal y regional sobre derechos humanos y del ni-ño". Con cita de doctrina, dijo que en supuestos como el plan-teado en el sub lite, la invocación de la cláusula de reserva de orden público, debe ser restringida a su mínima expresión, esto es, cuando de la aplicación en concreto del Tratado surja palmaria la violación de los derechos humanos fundamentales del niño.
Destacó finalmente la necesidad de acatar y cumplir los Convenios internacionales vigentes, por lo que corresponde atenerse a las obligaciones que nos vinculan con el país exhor-tante, dado que el principio de cooperación internacional nos impone el deber de aplicar en nuestro ámbito territorial las disposiciones convencionales a las que oportunamente hemos ad-herido.

II

Contra este pronunciamiento, la progenitora de la menor interpuso el recurso extraordinario de fs. 404/436, el que fue concedido parcialmente a fs. 457/460, sólo en lo que atañe al planteo de que la interpretación que se efectúa en el fallo ha sido contraria a la inteligencia que cabe acordar al supuesto de exclusión contenido en el inciso "b", del artículo 11, de la Convención Interamericana sobre Restitución Interna-cional de Menores.
El recurso fue denegado, en cambio, en orden a la invocación de la causal de arbitrariedad, en la que la recu-rrente denuncia falta de fundamentación y omisión de ponderar circunstancias de hecho relevantes para la correcta dilucida-ción de la causa, denegatoria que dio motivo a la presentación directa de la que también se me ha corrido vista.
Reprocha que el fallo hace un examen limitado tanto de los hechos controvertidos en autos, de lo peticionado en concreto en el exhorto remitido, y a su vez de las probanzas diligenciadas y su valor, prescindiendo de aspectos decisivos para resolver la cuestión litigiosa. Dice que, al ordenar efec-tivizar una medida que consiste en cumplimentar el exhorto ex-tranjero en la forma presentada, en los hechos significa entre-gar la menor a su padre para que la traslade a la jurisdicción extranjera, lo que significa colocar a la niña en situación de riesgo cierto y grave de vivir situaciones de peligro en lo fí-sico y en lo psíquico. Ello -afirma- porque el padre es una persona violenta, circunstancia que ha sido causa de la ruptura de la convivencia familiar, que la progenitora y su niña aban-donaron en búsqueda de resguardo personal trasladándose a la ciudad de Córdoba. Que esta realidad ha generado, ya para el tiempo actual, un nuevo ámbito de convivencia, de protección para la niña y su madre, y que para mantenerlo y resguardarlo es procedente la recepción de la oposición articulada y, conse-cuentemente, el rechazo de la rogatoria.
Sostiene que en autos no se da el supuesto de la previsión de resguardo de personas menores de edad que contem-pla la Convención Interamericana sobre Restitución Internacio-nal de Menores, pues no se trata de una sustracción ilegal de menores, sino que siendo la madre y la niña víctimas de repeti-das conductas de malos tratos o violencia familiar por parte del progenitor, se aislaron de la convivencia con fines de res-guardo y búsqueda de tratamiento superador.
Agrega que inmediatamente concurrió en busca de apoyo al ámbito de protección más adecuado, primero en el pro-pio grupo familiar y luego bajo el control y tratamiento en centros especiales institucionales para la recuperación de la salud de estas especiales lesiones y dolencias.
Expresa que de su parte fue un comportamiento cui-dadoso y de resguardo, y a pesar de ello, siempre tratando de salvaguardar los derechos parentales de la niña con su padre. Que después de llegar a la ciudad de Córdoba puso en conoci-miento al progenitor de la niña de todo lo actuado, quien se trasladó a esta ciudad y solicitó de continuo mantener entre-vistas con su hija, las que no se negaron.
Manifiesta que a través de la Oficina de Derechos Humanos del Poder Judicial de Córdoba, se dio aviso a todos los organismos pertinentes para esclarecer debidamente la situación que padecía y las razones reales de su especial traslado a la ciudad de Córdoba. Es decir -prosigue- que se cubrieron todas las instancias tendientes a evidenciar y aclarar que la situa-ción de hecho que se había dado no era de los supuestos de la legislación que señala el exhorto enviado.
Afirma, más adelante, que todo ello es claramente la situación de previsión del inciso "b" del artículo 11 de la Convención Interamericana, que hace procedente la denegatoria de restitución formulada.
Expone que todo lo anterior se encuentra plenamente acreditado en autos y no fue considerado por el juzgador. Dice que omitió evaluar los informes remitidos en su momento, prime-ro por la Oficina de Derechos Humanos y Justicia del Poder Ju-dicial de Córdoba, y luego por la Dirección de Asistencia a la Víctima del Delito, que acreditan la especial situación de víc-tima de violencia familiar en que se encontraba al momento de su ingreso a Córdoba con su hija. A su vez -prosigue- con la prueba pericial se acredita el extremo de persona violenta del progenitor que genera potencial situación de riesgo grave de peligro en lo físico y psíquico.
Refiere que en la peritación psiquiátrica se expre-sa que ambos progenitores tienen trastornos de personalidad; en lo atinente a su persona, de tipo dependiente, y en lo que res-pecta a su esposo, de tipo antisocial. Que más adelante se di-ce que es imprescindible una enérgica contención familiar para la niña, por su edad, por el tironeo de que es objeto e incluso por el ambiente cambiante de residencia. Que estos factores pueden procurarle un daño personal definitivo en su corta de edad. Expresa que los peritos indican la necesidad de trata-miento de parte de ambos, pero en lo referente a la persona del padre, señalan que el tipo de personalidad lleva a recomendar para él un actuar con máxima delicadeza para evitar su resis-tencia, ya que exhibe un bajísimo nivel de frustración y eso puede llevar a su rechazo; amén de su omnipotencia.
Afirma que, en virtud de ello, no sólo se debe re-chazar el traslado, sino dar intervención en grado urgente a la Justicia de Menores para resguardar la salud presente y futura de la niña.
En cuanto al peritaje psicológico y referente a su relación con su hija, destaca que el informe concluye que está capacitada para desempeñar satisfactoriamente su función de ma-dre, en tanto que respecto su esposo, dice que las caracterís-ticas de su personalidad se constituyen en factores que difi-cultarían grandemente su rol de padre.
Manifiesta que lo anterior llevó a que la Jueza de Primera Instancia dictara un fallo negativo a la solicitud del exhorto y que las probanzas de autos evidencian la personalidad violenta del progenitor de la niña, que hace que la sola entre-ga de ella a él, genere una situación de riesgo cierto y grave de exponerla a una situación de violencia en lo físico y en lo psíquico.
En segundo término -y como ya se ha visto- plantea la cuestión federal, por entender que el fallo es contrario en su interpretación a la inteligencia de un derecho que invocó, fundado en la previsión de exclusión que prevé el artículo 11, inciso "b", de la Convención Interamericana sobre Restitución Internacional de Menores.
Critica, asimismo, que no se haya considerado la opinión de la niña, expresamente contemplada como una facultad de la autoridad exhortada, en el último párrafo del artículo 11 de la Convención.

III

En primer lugar, estimo que existe la cuestión fe-deral que habilita la instancia extraordinaria en los términos del inciso 3º de la ley 48, toda vez que se ha cuestionado la inteligencia de un Tratado Internacional, y la decisión impug-nada es contraria al derecho que la recurrente pretende susten-tar en aquél.
En virtud de que la parte -como ya se ha dicho- también ha ocurrido en queja por la denegatoria del recurso fundado en la causal de arbitrariedad, presentación directa de la que igualmente se me ha corrido vista, a los fines de dis-pensar unidad al dictamen, trataré en el presente y en forma conjunta, los agravios relativos a la supuesta arbitrariedad del pronunciamiento en la consideración de argumentos plantea-dos en la causa, pues a ello se imputa la directa violación de los derechos constitucionales invocados, guardando, en conse-cuencia, ambos aspectos, estrecha conexidad entre sí (conf. Fa-llos:321:3596, voto de los Dres. Carlos S. Fayt y Antonio Bog-giano, considerando 3°).

IV

A mi modo de ver, lo decisivo en esta causa es que la recurrente no ha demostrado con el grado de certeza que es menester, que exista un riesgo grave de que la restitución de la menor, pueda exponerla a un peligro físico o psíquico, su-puesto de excepción contemplado por el art. 11, inc. b, de la Convención Interamericana sobre Restitución Internacional de Menores.
En este marco, el a-quo ha sido razonable cuando entiende que su facultad para oponerse a la restitución requie-re que el niño presente un extremo de perturbación emocional superior al que normalmente deriva de la ruptura de la convi-vencia de sus padres y que exige una situación delicada que va más allá del natural padecimiento que puede ocasionar un cambio de lugar de residencia o la desarticulación de su grupo convi-vencial.
También acierta el juzgador en orden a que la su-puesta violencia que habría ejercido el progenitor de la niña no se encuentra debidamente acreditada en autos, y que los in-formes periciales sobre los progenitores, su personalidad, y su capacidad para asumir el rol de madre o de padre, no aporta-ron datos que permitieran abrir juicio sobre si la restitución podría exponer a la niña a un grave peligro físico o psíquico; máxime cuando el presente proceso no tiene por objeto dilucidar su aptitud para ejercer la guarda o tenencia de la menor, afir-mación que es corroborada por el artículo 15 de la propia Con-vención Interamericana, que explícitamente dice que la restitu-ción del menor no implica prejuzgamiento sobre la determinación definitiva de su custodia o guarda.
Cabe señalar igualmente -como lo advierte asimismo el a-quo-, que la "estabilidad" del ámbito convivencial de la niña, además de no resultar decisiva para excusar el incumpli-miento del Convenio, fue conseguida como consecuencia de su traslado ilícito a otro país por parte de su progenitora.
Sobre el particular, corresponde recordar que el Tribunal tiene dicho en Fallos 318:1269, que la integración del menor al nuevo medio no constituye un motivo autónomo de oposición a su resti-tución en el régimen del Convenio sobre Aspectos Civiles de Sustracción Internacional de Menores (ley 23.857), aún cuando el segundo desplazamiento fuera conflictivo.
Resulta conducente, a mi ver, tener en especial consideración las conclusiones de V.E. en el precedente citado, toda vez que tanto aquel Convenio (ley 23.857), como el que nos ocupa en el presente dictamen (ley 25.358) satisfacen las di-rectivas del artículo 11 de la Convención sobre los Derechos del Niño (ley 23.849), observándose que son coincidentes en gran parte de sus disposiciones.
Así, con relación a lo que se ha expuesto al co-mienzo de este ítem, nos encontramos con que en el aludido an-tecedente, el Tribunal dijo que las palabras escogidas por el artículo 13, párrafo primero, inciso "b", de la Convención so-bre Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores -similar al artículo 11, inciso "b" de la Convención Interame-ricana- para describir los supuestos de excepción (grave riesgo de exposición a peligro físico o psíquico, o situación intole-rable), revelan el carácter riguroso con que se debe ponderar el material fáctico de la causa a efectos de no frustrar la efectividad de la Convención. Y agregó que el peligro psíquico, es un grado acentuado de perturbación, muy superior al impacto emocional que normalmente deriva en un niño ante la ruptura de la convivencia con uno de sus padres.
Dijo además la Corte en el Fallo citado, que la me-ra invocación genérica del beneficio del niño, o del cambio de ambiente (...), no bastan para configurar la situación excep-cional que permitiría negar la restitución.
Tampoco está demás destacar que el padre de la ni-ña, a quien las autoridades paraguayas solicitan que le sea en-tregada la menor, tiene pasaporte peruano (v. fs. 3, penúltimo párrafo), circunstancia que demuestra que no existen en el ex-horto motivaciones vinculadas a la nacionalidad del progenitor, sino solamente el propósito de que se cumpla la Convención In-teramericana. Al respecto V.E. tiene dicho que le corresponde a la Corte, como órgano supremo de uno de los poderes del Gobier-no Federal, aplicar, en la medida de su jurisdicción, los tra-tados internacionales a que el país está vinculado, a fin de evitar que la responsabilidad internacional de la República quede comprometida ( v. doctrina de Fallos 318:1269, conside-rando 21, y sus citas).
Por todo lo expuesto, opino que V.E. debe desesti-mar el recurso extraordinario concedido, puntualizando que lo resuelto, en atención a la edad de la menor, no importa dispo-sición o modificación de su situación jurídica actual, sino so-lo su reintegro a la jurisdicción competente -de la que fue sustraída de modo ilegal con arreglo a las normas internaciona-les-, y que resolverá en definitiva sobre el particular aten-diendo todos los intereses en juego, en especial los de la me-nor afectada.
Sin perjuicio de todo lo expuesto, cuadra advertir que la función esencial de este Ministerio Público Fiscal, con-siste en velar por el resguardo de la legalidad, extremo que en el sub-lite se centra en el cumplimiento irrestricto de los tratados internacionales que regulan el caso. Por ende, si V.E. lo considerase pertinente, en aras del cuidado de otro de los sustanciales valores aquí comprometido, cual es la propia sal-vaguarda de la salud integral de la menor, podría disponer, en el marco de sus supremas potestades jurisdiccionales, una medi-da pericial especial sobre la niña, que aventare las dudas que pudieren subsistir ante la carencia de peritajes directos de que adolece la causa, y en su caso disponer, sobre la base de dicho informe, que la menor sea acompañada de una guardadora provisoria.
Buenos Aires, 17 de abril de 2004.
ES COPIA Felipe Daniel Obarrio


Suprema Corte:

Los agravios articulados en el presente recurso han sido objeto de tratamiento en el dictamen del día de la fecha, emitido en los autos S. 1741, L. XXXIX, caratulados "S. A. G. s/ Restitución Internacional - Solicita restitución de la menor - Recurso de Apelación", a cuyos términos y consideraciones ca-be remitir por razones brevedad.
Por lo expuesto, estimo que debe rechazarse la pre-sente queja.
Buenos Aires, 17 de abril de 2004
ES COPIA Felipe Daniel Obarrio


Buenos Aires, 20 de diciembre de 2005.
Vistos los autos: "S. A. G. s/ restitución internacional solicita restitución de la menor".
Considerando:
1°) Que esta Corte comparte el dictamen del señor Procurador General sustituto, a cuyos fundamentos y conclusio-nes cabe remitir, en lo pertinente, en razón de brevedad.
2°) Que en el centro de los problemas matrimoniales se encuentra la fragilidad de los niños que en medio de esa si-tuación, se convierten en el objeto de disputa de sus padres. Precisamente los textos internacionales tienen como objetivo fundamental proteger a esos menores y no existe, a criterio del Tribunal, contradicción alguna entre la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención Interamericana sobre Restitu-ción Internacional de Menores, en tanto ambos instrumentos —cada uno en su esfera— tienden a la protección del "interés su-perior del niño".
3°) Que en el caso y a tenor de la pericia psiquiá-trica obrante a fs. 217 no se encontraría configurado el su-puesto previsto por el art. 11, inc. b de la Convención Inter-americana sobre Restitución Internacional de Menores a los efectos de denegar la restitución. Sin perjuicio de ello, cabe hacer hincapié en que lo resuelto no constituye impedimento pa-ra que, por la vía procesal pertinente, los padres puedan dis-cutir la tenencia de la menor, desde que la propia Convención prevé que su ámbito queda limitado a la decisión de si medió traslado o retención ilegal, y ello no se extiende al derecho de fondo de la guarda o custodia del menor, materia principal que hace a las potestades del órgano con competencia en la es-fera internacional.
Por ello, y sin perjuicio de señalar que la restitución debe hacerse en la forma y condiciones que minimicen los ries-gos a los que alude la pericia psiquiátrica mencionada, como también que la fijación y supervisión de tales condiciones debe ser llevada a cabo por la juez de familia a cargo de la causa, se desestima la queja, se declara procedente el recurso extra-ordinario y se confirma la sentencia apelada con el alcance in-dicado precedentemente. Con costas.
Asimismo, en atención a las particularidades del caso y en función del interés superior de la niña de que se trata, extráiganse copias certificadas de los informes de fs. 101/102, 289/290 y 302/307 del principal y 217 de la queja, con objeto de remitirlos a las autoridades judiciales competentes del país requirente a través del Ministerio de Relaciones Exte-riores, Comercio Internacional y Culto. Notifíquese, devuélvase la causa S.1741.XXXIX. y archívese oportunamente el recurso de hecho. ENRIQUE SANTIAGO PETRACCHI - ELENA I. HIGHTON de NOLASCO - CARLOS S. FAYT - JUAN CARLOS MAQUEDA - E. RAUL ZAFFARONI - RICARDO LUIS LORENZETTI - CARMEN M. ARGIBAY (según su voto).
ES COPIA


VOTO DE LA SEÑORA MINISTRA DOCTORA DOÑA CARMEN M. ARGIBAY
Considerando:
1°) La presente causa se inicia ante el juzgado de primera circunscripción, con sede en la ciudad de Córdoba a ra-íz de un exhorto presentado por la Procuración de la Provincia de Córdoba, remitido por la Juez de Primera Instancia de la Ni-ñez y Adolescencia del Segundo turno de la ciudad de Asunción, República del Paraguay, donde se pide la localización de la ni-ña S. A. G. y entrega a su padre, el señor L. G. G. T., a fin de que proceda a su traslado a la jurisdicción del Paraguay.
La juez interviniente rechazó la rogatoria preten-dida, lo que dio lugar a un recurso de apelación del progenitor de la niña.
2°) La Sala Civil y Comercial del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Córdoba, revocó dicha decisión y ordenó la restitución de la menor a las autoridades judiciales del país requirente.
Reseñó que el apelante reclama la restitución de su hija menor de edad, por haber sido sustraída por su madre del lugar de residencia habitual, Asunción, Paraguay y trasladada a la ciudad de Córdoba, República Argentina, donde habita con ella y sus abuelos maternos. Funda su pedido en la Convención Interamericana sobre Restitución de Menores (Montevideo 1989), ratificada en nuestro país por la ley 25.358, vigente desde el 12 de diciembre del 2000, que vincula a Argentina con el estado exhortante.
Seguidamente, el a quo expresó que ese tratado en su artículo 1° establece la obligación genérica de restituir y el artículo 11, inciso "b", contempla la excepción a ese prin-cipio cuando existiere un riesgo grave de que hacerlo pudiere exponer al menor a un peligro físico o psíquico, hipótesis in-vocada por la progenitora para desplazar su inmediata aplica-ción.
Luego manifestó que la facultad del funcionario ju-dicial de oponerse al reclamo restitutorio para tornarse opera-tiva requiere que el niño presente un grado de perturbación muy superior al impacto emocional que normalmente deriva en un me-nor ante la ruptura de la convivencia de sus padres. Es decir, que debe tratarse de una situación extrema que excede los pará-metros normales del trauma o padecimiento que eventualmente puede ocasionar un cambio de lugar de residencia o de desarti-culación de su grupo convivencial.
En función de estos postulados, el órgano senten-ciante consideró que, a la luz de los elementos existentes en la causa, no se verificaba ningún supuesto excepcional que jus-tificara la negativa al pedido de restitución. En tal sentido, señaló que de las observaciones vertidas por los expertos psi-quiatras si bien surge la existencia de un cuadro de inestabi-lidad que podría afectar a la niña, no aportan datos certeros idóneos para colegir que de llevarse a cabo la restitución, ella estaría expuesta a un grave peligro físico o psíquico y entendió que lo que resulta decisivo es que el proceso en trá-mite no tiene por objeto dilucidar la aptitud de los padres pa-ra ejercer la guarda o tenencia de S.
En otro orden ideas, estableció que la "estabili-dad" del ámbito convivencial de la niña era un elemento de jui-cio no decisivo y que debe ceder frente a las reglas del conve-nio, por ser consecuencia de una acción ilegítima de un proge-nitor.
Con respecto a la hipótesis prevista en el artículo 25 de la Convención que faculta al magistrado a oponerse a la restitución "cuando sea manifiestamente violatoria de los prin-cipios fundamentales del estado requerido consagrados en ins-trumentos de carácter universal y regional sobre derechos huma-nos y del niño", sostuvo que no resultaba aplicable al caso.
En último término, destacó que el principio de co-operación internacional impone el deber de aplicar en nuestro ámbito territorial las disposiciones convencionales a las que oportunamente nuestro estado ha adherido.
3°) Contra esta decisión, la madre de la niña in-terpuso un recurso extraordinario (fojas 404/436) que fue con-cedido parcialmente a fojas 457/460, en lo referente al planteo de que la interpretación que se efectúa en el fallo ha sido contraria a la inteligencia que cabe acordar al supuesto de ex-clusión contenido en el inciso "b" del artículo 11, de la Con-vención Interamericana sobre Restitución Internacional de Meno-res.
4°) El remedio federal fue denegado, en cambio, en orden a la invocación de la causal de arbitrariedad, en la que la recurrente denuncia falta de fundamentación y omisión de ponderar circunstancias de hecho relevantes para la correcta dilucidación del caso, denegatoria que dio motivo a la presen-tación directa S.1619.XXXIX. "S. A. G. s/ restitución interna-cional", que corre acollarada al presente.
Por remitir al examen de cuestiones de hecho, prue-ba y derecho común, resulta inadmisible en los términos del ar-tículo 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.
5°) En punto al recurso extraordinario que ha sido concedido, esta Corte comparte el punto IV del dictamen del se-ñor Procurador General sustituto a cuyos fundamentos y conclu-siones cabe remitir, en lo pertinente, en razón de brevedad. Ello, por cuanto la pericia psiquiátrica obrante a fojas 217 que este Tribunal ordenó en uso de las facultades previstas en el artículo 36 inciso 4° del Código Procesal, no ha logrado desvirtuarlos.
Por ello, se desestima la queja, se declara procedente el recurso extraordinario y se confirma la sentencia, disponiéndo-se que la restitución debe hacerse en la forma y condiciones que minimicen los riesgos a que alude el peritaje psiquiátrico mencionado, como también que la fijación y supervisión de tales condiciones debe llevarse a cabo por la juez de familia a cargo de la causa. Con costas.
Asimismo, en atención a las particularidades del caso y en función del interés superior de la niña de que se trata, extráiganse copias certificadas de los informes de fs. 101/102, 289/290 y 302/307 del principal y 217 de la queja, con objeto de remitirlos a las autoridades judiciales competentes del país requirente a través del Ministerio de Relaciones Exte-riores, Comercio Internacional y Culto. Notifíquese y devuélva-se la causa S.1741.XXXIX. y archívese oportunamente el recurso de hecho. CARMEN M. ARGIBAY.
ES COPIA